C/ Rector Tovar, 2 (Junto a Delegación de Hacienda), Salamanca ----CITA PREVIA: 923 26 14 51

Mitos sobre la hipnosis

La hipnosis es una técnica sencilla, rápida y eficaz para solucionar diversos problemas, pero siguen existiendo muchos mitos sobre ella, a continuación enumeramos algunos de esos mitos para tener claro la falsedad de los mismos:

Es falso que: las personas hipnotizadas pierden la conciencia. Esta idea es un error ya que en todo momento la persona en hipnosis es consciente del proceso.

Es falso que: La hipnosis es una forma de sueño. Hay personas que sienten una gran relajación pero son conscientes de lo que escuchan, no se puede hacer hipnosis si una persona está dormida.

Es falso que: La hipnosis implica una pérdida de la voluntad. No puede inducirse un estado hipnótico en contra de la voluntad.

Es falso que: En hipnosis uno puede recordar con exactitud todo lo que le ha sucedido a lo largo de su vida. A veces se fabula o se inventa una historia, es decir, nuestra mente distorsiona los recuerdos.

Es falso que: La hipnosis crea dependencia del sujeto respecto del hipnotizador. De hecho es todo lo contrario ya que es una técnica de autocontrol, haciendo que nos enfrentemos a las situaciones conflictivas de forma más flexible y adaptativa.

Es falso que: Las personas hipnotizables son mentalmente débiles, incultos, crédulos o poco inteligentes. La inteligencia influye de forma positiva para entrar en un estado hipnótico.

Es falso que: Para ser hipnotizado la persona debe estar relajada. La hipnosis es fundamentalmente una relajación mental y no es necesario estar relajado físicamente.

Es falso que: La persona hipnotizada puede quedar en estado  hipnótico indefinidamente. Nunca se pierde la voluntad, por tanto se puede salir del estado hipnótico cuando uno quiera independientemente de lo que haga el hipnoterapeuta.

Es falso que: La hipnosis implica siempre un mismo ritual monótono de inducción. Existen muchas formas distintas de conseguir entrar en un estado hipnótico, en nuestra vida cotidiana también se producen fenómenos hipnóticos, todos somos hipnotizables pero no de la misma forma.